Concesión Puerto La Unión y Rompimiento TLC-Taiwán no Generan Confianza

0
163

Por: FUSADES.

Para que El Salvador pueda desarrollarse, debe garantizarse un clima de inversión favorable y atractivo, en donde el Estado genere seguridad jurídica y transparencia. Lamentablemente, en el país se están mandando señales equivocadas a los salvadoreños, a los inversionistas, a los sectores exportadores, así como a la  comunidad internacional.

Nos referimos a la repentina ruptura de las relaciones diplomáticas con Taiwán, y ahora el sorpresivo rompimiento del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Taiwán, sin previo aviso a ninguna Comisión de la Asamblea Legislativa ni a los sectores productivos que con tanto esfuerzo abrieron mercado en Taiwán y que ahora se ven afectados por el cambio de las condiciones comerciales. Un tratado que costó negociar hace más de 10 años y que se construyó sobre confianza, pero que hoy se le pone fin de forma abrupta e inconsulta, genera incertidumbre y deteriora el clima de inversión

El-Salvador-TaiwanMás preocupante es que en el proceso de inicio de relaciones diplomáticas con China Popular, no se han transparentado los acuerdos bilaterales suscritos con dicho país y tampoco los acuerdos que aparentemente se han tomado con relación a la concesión del Puerto de La Unión y las zonas económicas especiales.

Es de señalar que en  2018 se aprobaron reformas a la ley base para la concesión, de manera inconsulta y sin un análisis técnico que las respaldara, lo cual es preocupante, ya que esta ley es el fundamento para las bases de licitación que serán elaboradas por CEPA. Asimismo, en el actual proceso de concesión no se han conocido los estudios técnicos, ni las bases de licitación,  ni a los expertos que hayan asesorado técnicamente a CEPA. Los tiempos que se han anunciado por el Gobierno son sumamente cortos y pareciera que responden a que el proceso quiere acelerarse en un contexto carente de transparencia, sin resguardar el interés nacional que debe ser parte fundamental de esta licitación.

Todo lo anterior genera inseguridad jurídica e incertidumbre para el país. El Salvador no puede seguir dando pasos hacia atrás, alejándose del desarrollo. Es necesario que estos temas tan importantes como la concesión del Puerto de La Unión se discutan  con total transparencia y con un robusto soporte técnico, para brindar seguridad jurídica. Por tanto, es necesario revisar integralmente todo el proceso de licitación que ha sido altamente cuestionado por su falta de transparencia.

dhl09 bremer hafen -7

A la luz de un cambio de  Gobierno, para FUSADES lo correcto y conveniente es que el proceso de concesión del Puerto de La Unión se detenga mientras se aclare y se transparente, para asegurar su solidez técnica.  Esto con el fin de que sea revisado por las nuevas autoridades del Órgano Ejecutivo, para garantizarle a los salvadoreños que la concesión  se hará en beneficio del país, evitando la inseguridad jurídica que frena el desarrollo.

logo

Deja un comentario