El Niño de la Vitrina

2
740

Por: Ramón Bracamonte.

Hoy que estamos en Navidad, con el corazón lleno de alegría y esperanza por el nacimiento del Niño Jesús, viene a mi mente una historia que quiero compartir con nuestros lectores, es la historia de “Juancito”, un menor de 9 años que murió en su mundo de fantasía.

DSCF2410En un centro comercial, ahí encontré a Juancito con su pequeño y desnutrido cuerpo, se parecía a una calcomanía en la vitrina de un lujoso almacén de juguetes, su naricita se achataba, presionada contra el vidrio, había entrado a un mundo de fantasía al que en realidad, no podía entrar por la pobreza que le rodeaba.

Con sus harapos y su pobreza endémica, Juancito en su infinita imaginación de tanto ver y anhelar, sus juguetes favoritos cobraban vida en el interior de la vitrina del lujoso almacén, que no tiene nada que ofrecer a los pobres y marginados.

DSCF2685La pobreza que le rodea no tenía importancia cuando Juancito se metía dentro de la vitrina y conversaba con todos los juguetes, en su imaginación, allí se convertía en corredor de autos de carrera, en policía a bordo de su carro patrulla y hasta extinguía incendios con su unidad de bomberos, pero todo era una fantasía.

En ese momento de fantasía, solo existía él y sus juguetes, era su mundo, se olvidaba de todos los gritos de su madre, de los maltratos del padrastro, de las levantadas tempranas y acostadas tardes, para ayudar con su trabajo a mantener el hogar sin amor, lleno de gritos y peleas.

Estas noches de diciembre tan frías, podrían estremecer el cuerpo esquelético y desnutrido de Juancito, pero no el fuego de su corazón y la fantasía que le hacía saltar de gozo, viendo sus juguetes cobrar vida.

IMG_4088Casi enfermo y desnutrido, el niño seguía día tras día, desde que decoraron la vitrina para la Navidad, pegado a la vitrina como estampilla, esperando el milagro de tener por lo menos uno de esos maravillosos juguetes.

Bien entrada la tarde del 24 de diciembre, el niño comenzó una nueva jornada pegado a la vitrina y así pasaron las horas hasta que en vísperas del 25, cuando todos los niños comienzan a abrir los regalos y a disfrutar los juguetes traídos por el Niño Dios o Santa, su cuerpo fue encontrado sin vida, pegado a la vitrina.

Nadie supo a qué hora murió Juancito, su pequeño esquelético cuerpo fue afectado por el intenso frío  y es de suponer que su corazón tampoco resistió a tanto gozo de su mundo de fantasía.

Aquel 25 de diciembre, extrañamente en la vitrina apareció un nuevo juguete, era un niño pobre escuálido, pero con una mirada resplandeciente de felicidad, que parecía haber encontrado su mundo de fantasía.

logo

2 COMENTARIO

Deja un comentario