Violencia y Desarrollo

0
173

Por Alberto Ramírez

La espiral de violencia y criminali­dad que vive El Salvador, a lo largo y ancho de su territorio, es uno de los principales obstáculos que enfrenta el desarrollo económico y social en los 262 municipios del país.

Presidente Mauricio Funes, entrega viviendasLos gobiernos municipales es­tán invirtiendo sus limitados re­cursos económicos en sistemas de video vigilancia, apoyo a la PNC con combustible, alquiler de locales y reparaciones de vehículos, mientras que las pequeñas empresas, tiendas y comedores pagan extorsiones, vigilantes, son víctimas de robos y asesinatos por parte de los te­rroristas.

Si todo este dinero que se gasta en seguridad se invirtiera en el desarro­llo socioeconómico, el país estaría en la senda del progreso, con mejores oportunidades para los jóvenes que son los más afectados por este clima de violencia que vivimos a diario los salvadoreños y que nos tiene de rodillas, con desesperanza, miedo e incertidumbre de seguir adelante y alcanzar el progreso.

Los 14 asesinatos que ocurren a dia­rio, además de las innumerables desapariciones forzadas por día, hacen de El Salvador uno de los países más violentos del mundo, sin ningún atractivo para la inversión privada local e internacional.

03Un dicho popular reza que “na­die habla mal de su casa aunque se esté cayendo”, pero no puedo ocultar la triste realidad que vi­vimos en este país tan pequeño y tan peligroso para las perso­nas horradas y trabajadoras.

En medio de estas adversidades les invito a que caminemos con fe en Dios, con decisión y esperanza, con nuestro espíritu tesonero y empren­dedor, que nos caracteriza a los bue­nos salvadoreños, sólo así saldre­mos adelante en El Salvador.

logo

NO HAY COMENTARIOS

Deja un comentario